martes, 21 de febrero de 2017

El dialecto leonés por Ramón Menéndez Pidal





La Extremadura leonesa se dividía de la castellana, a la muerte de Alfonso VII (1157), por la calzada de Guinea, o sea , la vía romana de Mérida a Salamanca. En una región de Cáceres que abarca pueblos de la Extremadura leonesa y castellana, pues se extiende por los partidos de Plasencia, Coria y Garrovillas, se conserva aún la distinción que el castellano y leonés antiguo hacían entre un sonido sonoro z y otro sordo ç, que hoy se confunden en el único sonido sordo de la z moderna. 





En Malpartida de Plasencia las voces que en la lengua antigua se escribían con z, se pronunciaban con d, como "cereda" por cereza, "jadel" por hacer aunque ya en la actualidad ha desaparecido tal distinción. De la misma forma en Torrejoncillo "podu" por pozo, "vedis" por veces, "paeci" por parece, "adeiti" por aceite, "trancadu" por trancazu. En la Sierra de Gata "idil" por decir, "dagal" por zagal, "jades" por haces.



NO-DO. Ramón Menéndez Pidal fallece en Madrid en 1968 con 99 años.